Carta de un Autónomo a Los Reyes Magos de Oriente

CARTA1

¡Queridos Reyes Magos!

¡Cómo sabes, soy autónomo! por lo tanto este año tampoco espero regalos de ustedes, eso a pesar de que durante el 2015 he sido bastante bueno, he realizado mis declaraciones trimestrales, pagado mi IGIC…., ¡bueno!, menos el tercer trimestre, que no vendí casi un carajo y la declaración me salió negativa ¡eso sí!, ese trimestre, a pesar de no haber facturado una mierda, tuve que pagar cerca de 900€ por los tres meses a la Seguridad Social. Todo para estar en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Régimen que como saben ustedes perfectamente, no equipara a los trabajadores autónomos igual que los beneficiarios del Régimen General de la Seguridad Social, con sus prestaciones sanitarias, sus bajas remuneradas, sus derechos al subsidio por desempleo y sus derecho a jubilarse con una paga, digamos “digna”, (digna, si la comparamos con la nuestra).

Ni que decir tiene, que durante todo el año, he trabajado mucho, con jornadas en ocasiones superiores a las 14 horas, incluyendo fines de semana,(adios familia, adios vida social) no he disfrutado de pagas extras, ni de vacaciones, ya que cuando me las podía permitir, porque no tenía trabajo, he preferido ocupar ese tiempo en hacer llamadas de teléfono, mandar email y en salir a patear las calles buscando nuevos clientes y encontrarme “casualmente” con alguno de los ya existentes.

Sepan ustedes, queridos Reyes Magos, que ser autónomo es un “chollo” para cualquier estadística del Ministerio de Trabajo sobre población activa, ya que no ocupamos plaza como desempleados, lo que supone un verdadero alivio para el ministro de turno, cuando mensualmente da las temidas cifras de desempleo. Tampoco somos un problema cuando alguno de nosotros, agobiado por la situación, desfallece y se monta un “ERE” a si mismo y si acaso alguno pocos empleados. No como esa grandes organizaciones empresariales, que salen hasta en los telediarios y crean tanta alarma social. Esas si que saben hacer las cosas a lo grande, la cagan bien cagada, despiden a cientos de trabajadores y el estado (todos nosotros) las rescata (rescatamos).

A pesar de todo, los autónomos en este país, somos gentes optimista, seguramente los más optimistas de toda Europa, porque a pesar del trabajo diario, de luchar contra clientes que tardan en pagar nuestros honorarios, de la elevada carga fiscal, de lo cara que es la S.S., a pesar de todo, nos levantamos cada mañana, nos miramos al espejo, sonreímos y continuamos con nuestra labor diaria. No me digan ustedes, queridos Reyes Magos, que no somos optimistas, ¡vaya que si lo somos!.

Por todo esto, queridos Reyes Magos, como todos los años, sabiendo casi con seguridad que no me traerán nada de lo que les pido, a pesar de todo, les escribo mi carta con los regalos que deseo:

– Equiparación del RETA al Régimen General de la Seguridad Social.
– Cuotas de la S.S. relativas a los ingresos obtenidos.
– Carga del IRPF, por tramos, sin coste para los que menos ingresen.
– Bajas por maternidad y paternidad remuneradas.
– Aplicación real de la ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales.
– No responder con nuestro patrimonio personal por quiebra de nuestra actividad económica.

Queridos Reyes Magos, como ustedes pueden ver, son las mismas cosas que NO me trajeron el año pasado, ni tampoco el anterior, ni el otro. Pero como dije, soy optimista y tiento a la suerte, por aquello de “… y si toca aquí”.

Eso sí, como sigan ustedes pasando de mi, quiero que sepan, que el próximo año la carta se la escribo a Papá Noel, además de que es nórdico y por lo tanto, según dicen, más productivo que cualquiera español y debe ser cierto, porque el es uno y ustedes tres, ¡qué ya les vale!. Además de todo esto, en sus países, los autónomos tienen mejores condiciones que nosotros en España. Y que sepan, que el que avisa no es traidor, sino avisador.